bultos en los niños

Bultos en los niños

Dr. D. Francisco Gilo Valle Pediatra. Madrid

Bultos en los niños

Una de las consultas más frecuentes en consultas Pediatría y hospitales infantiles es la aparición de bultos en los niños, bien sea de manera brusca o que vayan creciendo de forma lenta. Hablaremos en primer lugar de los más frecuentes: adenopatías (ganglios) y hernias.

1. Adenopatías (ganglios)

En el cuerpo humano existen alrededor de 500 ganglios linfáticos o adenias y están formados por tejido linfático, que es el que fabrica los linfocitos, los cuales intervienen en las labores de defensa contra las infecciones.

Estas pequeñas masas de tejido, que parecen unas bolitas, están repartidas por distintas partes del cuerpo y contienen células de gran importancia que combaten las infecciones.

Estas defensas están repartidas muy estratégicamente, en las ingles, en las axilas, el cuello. Los ganglios cervicales (del cuello) pueden resultar fácilmente visibles en niños delgados.

Lo más frecuente es que estos ganglios aumentados de tamaño sean normales y reflejen una infección reciente, siendo en casos más raros originados por causas hematológicas o tumorales.

Es fundamental explorar bien los ganglios para registrar cuidadosamente su localización, tamaño, consistencia, dureza, movilidad y fijación a planos superficiales o profundos.

La persistencia de adenopatías cervicales suele originarse por amigdalitis agudas. Aunque ésta remite con rapidez, los ganglios que drenan la región suelen tardar mucho más en regresar a su tamaño normal.

En cualquier caso, ante la presencia y persistencia de ganglios aumentados de tamaño, es necesaria la valoración por el pediatra.

1.1. ¿Cuándo consultar al pediatra?

Se recomienda consultar en las siguientes ocasiones:

  • Si se socian con fiebre alta.
  • Si los bultos están rojos, calientes y son dolorosos al presionarlos.
  • Si son grandes (más de 2 cm. de diámetro)
  • Si siguen creciendo de tamaño más allá de dos semanas de su inicio, o no empiezan a disminuir de tamaño pasadas 4 semanas.
  • Si son muy duros de consistencia.
  • Si además de los ganglios agrandados tienen otros síntomas, tales como adelgazamiento, cansancio persistente, palidez, hematomas diversos por el cuerpo o sangrado por encías y nariz, tos seca irritativa o dificultad para respirar, o tiene el abdomen hinchado.

2. Hernias

Son bultos que contienen partes del organismo que se han salido de su lugar habitual a partir de un orificio herniario, generalmente proyectándose hacia el exterior, bajo la piel. Estos orificios son debidos a pequeños defectos en la formación de la pared abdominal. En Pediatría las más comunes son las umbilicales y las inguinales.

2.1. Hernias umbilicales

Son bolsas de contenido abdominal que salen, por debajo de la piel, a nivel del ombligo.

Son relativamente frecuentes durante el primer año de vida. Suelen tener una consistencia muy blanda y, en contra de la opinión de muchos padres, no suele originar molestia alguna.

Son fácilmente reductibles dentro del abdomen, aunque con facilidad también vuelven a salirse hacia fuera, especialmente con los esfuerzos: la tos, el llanto, la defecación, lo cual no supone ningún peligro ni hace más grande la hernia.

Habitualmente cuando los músculos del abdomen van cobrando más fuerza solucionan el problema sin necesidad de ningún tratamiento. No se debe poner un esparadrapo o una faja.

Las pocas hernias que son muy voluminosas o que no se han cerrado a los 3-4 años de edad se solucionan quirúrgicamente.

2.2. Hernias inguinales

Es la salida de algunos órganos abdominales a través de un orificio situado a nivel de la ingle.

Suelen aparecer en el primer año de la vida y se detecta en las primeras exploraciones que se realiza al recién nacido, como hallazgo casual de un bulto en la ingle o en el caso de los varones en la bolsa escrotal (bolsa en la que están localizados los testículos) de volumen variable.

No siempre están presentes y pueden hacer su aparición en situaciones de: llanto, tos, defecación.

En pocos casos producen episodios de llanto e irritabilidad.

Sólo en casos de estrangulación (la hernia se pone dura, amoratada y muy dolorosa, y a parecen vómitos) requerirá valoración urgente.

El tratamiento es quirúrgico y si no es urgente, se programa dicha intervención en las semanas o pocos meses tras el diagnóstico.

3. Otros bultos en los niños

La localización más frecuente es a nivel del cuello:

  • Agrandamiento de una glándula salivar submandibular, como resultado de una infección.
  • Bultos en los músculos del cuello -casi siempre enfrente del cuello e implicando el músculo esternocleidomastoideo- pueden ser el resultado de una lesión o tortícolis.
  • Bultos en la piel o debajo de la piel están a menudo causados por quistes, incluyendo quistes sebáceos.
  • La glándula tiroides puede también producir un bulto, múltiples bultos o hinchazón en el cuello como resultado de una enfermedad de tiroides. La mayoría de los cánceres de la glándula tiroides son extremadamente de lento crecimiento y a menudo curables con cirugía incluso si han estado presentes durante varios años.
  • Los quistes del conducto tirogloso constituyen las lesiones cervicales congénitas más frecuentes en los niños. Habitualmente son detectados entre los 2 y 10 años de edad aunque un porcentaje importante no son identificados sino hasta después de los 20 años. No existe una predilección por sexo.
Y además...
Test: Descubre si tienes el corazón contento

Test: Descubre si tienes el corazón contento

Descubre en unos sencillos pasos si tienes el Corazón Contento
Sabías que...

Más de 100 años a tu lado

Son más de 100 años los que llevamos trabajando por el bienestar y la salud de toda la familia, invirtiendo en innovación y conseguir la calidad que, durante todo este tiempo, hemos ofrecido. Nos preocupamos por tu salud porque te acompañamos durante tu vida.
Llevamos más de 100 años junto a ti