Los hijos en el hogar y sus conductas

El papel de los hijos en el hogar

Dª. Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga, Especialista en Infancia y Adolescencia.

Educar no es tarea fácil y, a veces, saber qué papel deben tener los hijos en la familia crea ciertas dudas. Muchos padres no saben si exigen demasiado a sus hijos o, por el contrario, se quedan cortos. Otros, erróneamente, esperan a que los niños sean mayores para empezar a inculcarles ciertos hábitos y normas de conducta.

 

Los padres deben favorecer la responsabilidad y autonomía de los hijos desde pequeños

Deberes de los hijos en el hogar

Es muy importante tener en cuenta la edad del niño y su desarrollo evolutivo para saber qué exigirle, cómo y por qué. No es lo mismo un niño de 2 años que uno de 7, las exigencias deben de ir adaptándose a la edad y características del niño. Pero desde que son muy pequeños se les debe enseñar a ser responsables, implicarles en las tareas del hogar y favorecer la autonomía personal:

Responsabilidades: consiste en enseñarles a los niños a ser consecuentes y responsables de sus actos, ayudarles a asumir que los fracasos forman parte de la vida y que son útiles para aprender de los errores. Para desarrollar el sentido de la responsabilidad es muy importante que los niños tengan obligaciones adaptadas a su edad y características.

Tareas del hogar: desde pequeños, a los niños se les puede implicar en las tareas del hogar, ya sea poner las servilletas en la mesa, recoger los juguetes o tener ordenada la cartera. La implicación en estas tareas debe ser mayor a medida que los niños van creciendo.

Tareas de autonomía personal: consiste en enseñarles a ser independientes. Si los padres hacen todo por sus hijos y no les dejan hacer nada por ellos mismos, nunca van a saber qué actividades pueden hacer solos. Son muchas las áreas en las que los niños pueden colaborar:

Aseo y vestido: es necesario crear buenos hábitos en la higiene personal desde que son pequeños. Un niño de 3 ó 4 años puede asearse solo, con algo de ayuda y supervisión. Seguramente tardarán más, lo llenen todo de agua, etc., pero si no se les da cierta autonomía, no se les está ayudando a crear pequeños hábitos para que en un futuro adquieran otros más importantes.

– Comida: en la medida de sus posibilidades, deben aprender a comer solos y se les puede ir enseñando a tener buenos modales en la mesa. Esto requiere mucha paciencia por parte de los padres pero los niños ganan mucho de cara al futuro.

Es fundamental que los niños no vean estos deberes como un castigo sino como algo que forma parte de la convivencia familiar: lo mismo que los padres tienen unas obligaciones, ellos tienen que tener otras.

La conducta de los padres para los hijos en el hogar

Uno de los objetivos más importantes de los padres es conocer a los hijos y saber qué conviene a cada uno:

Autoridad: los padres no deben dudar a la hora de establecer límites y normas. Hay que ser muy claros fijando las normas, aunque educar con autoridad no quiere decir que haya que ser severos o estrictos pero tampoco se trata de todo lo contrario.

Comunicación: hacer que el niño se sienta querido y valorado. Los hijos no solo quieren respuestas a sus preguntas sino que también quieren y necesitan que se les escuche y comprenda. En la medida en que los hijos se sienten comprendidos y apoyados se abrirán más y contarán más con el apoyo de los padres.

Paciencia y autocontrol: necesitan la paciencia y serenidad de los padres. Han de verlos serenos, que no pierden el control y que no se dejan llevar por la ira y el enfado.

 

Relación entre los hermanos en el hogar

Es muy habitual que, en la infancia, la mayoría de los hermanos no se lleven bien, que se pasen la mayor parte del tiempo discutiendo y peleando por nimiedades. Esto no quiere decir que no se quieran; la prueba está en que, cuando llegan a la edad adulta, la mayoría de las relaciones entre hermanos son como los padres hubieran deseado que fueran cuando eran pequeños: se cuentan intimidades, pasan mucho tiempo juntos, se piden consejo para tomar decisiones importantes, etc. Por consiguiente, las peleas y discusiones entre hermanos son hechos habituales y frecuentes.

Los padres deben evitar intervenir y dejar que las diferencias y discusiones las solucionen ellos. Hay que hacerles entender que tienen que aprender a valerse por sí mismos y a llegar a acuerdos cuando hay diferencias. Lo que es fundamental, y los padres no deben olvidar, es que nunca se deben hacer comparaciones entre hermanos.

 

Y además...
Test: Descubre si tienes el corazón contento

Test: Descubre si tienes el corazón contento

Descubre en unos sencillos pasos si tienes el Corazón Contento
Sabías que...

Los omega 3 son unos ácidos grasos fundamentales para el organismo humano

PULEVA Omega 3 es un alimento de base láctea y de consumo diario, que se adapta de forma saludable y natural a los nuevos estilos de vida; es una combinación de nutrientes que se encuentran en la dieta mediterránea (ácidos grasos Omega 3, ácido oleico, vitaminas y minerales).

Puleva Max: Energía + Crecimiento