Incontinencia fecal, características y como detectarlo

Incontinencia fecal o encopresis

Dª. Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga, Especialista en Infancia y Adolescencia.

La incontenencia fecal o encopresis, es un problema que angustia tanto a los padres como a los niños. Los padres se preocupan porque piensan que puede ser algo patológico y los niños llegan a sentir vergüenza y no saben cómo actuar ante su falta de control. Es conveniente, pues, saber en qué consiste la encopresis y qué se puede hacer al respecto.

La incontinencia fecal es un problema que puede afectar a la autoestima del niño.
 

¿Qué es la encopresis o incontenencia fecal?

La incontecencia fecal o encopresis se puede definir como aquella conducta que supone descontrol intestinal sin alteración de los órganos implicados en dicha acción. Se caracteriza por la presencia de materia fecal en la ropa, cama o lugares inadecuados.

No existe mucho acuerdo respecto a la edad a la que se puede considerar a un niño encoprético, pero se estima que alrededor de los 4 ó 5 años ya es edad suficiente para haber logrado el control. La incidencia es más frecuente en niños que en niñas. Aunque alrededor de los 6 ó 7 años estos niños suelen superar el problema, se aconseja solucionarlo cuanto antes ya que a esta edad es posible que su autoestima ya esté dañada.

 

¿Por qué se produce este trastorno de incontenencia fecal?

Son muchas y variadas las causas que pueden contribuir a la aparición y mantenimiento de este problema:

– Muchos encopréticos no reciben el reflejo gastrointestinal, lo que les impide controlar la actividad del intestino.

– En algunos casos suelen perder la sensación que le indica la necesidad de ir al baño.

– Funcionamiento inapropiado de los mecanismos fisiológicos involucrados en la defecación.

– Mecanismo de regresión que desarrollan los niños ante el nacimiento de un hermano. En estos casos puede aparecer conjuntamente con otros trastornos como la enuresis.

– Miedo a defecar en el water: cuando se han dado evacuaciones dolorosas, se desarrolla en el niño miedo a volver a sentir ese dolor y lo asocia al water. Esto hace que evacue en cualquier lugar que no sea el water.

– Aprendizajes inadecuados de dicha conducta: no se le han enseñado al niño las pautas a seguir, se les ha reforzado y prestado excesiva atención a los errores y se han reforzado poco los éxitos.

– Conflictos emocionales y problemas afectivos.

 

¿Qué se puede hacer para solucionar el problema de no retener las heces?

En primer lugar, es muy importante una revisión médica detallada y descartar cualquier problema físico. En caso de que exista un problema orgánico, el especialista orientará sobre las medidas a tomar.

Si se descarta problema físico, es posible que el niño tenga aversión al water, y en este caso habría que enseñarle a relajarse, animarle a que se imagine realizando evacuaciones no dolorosas en el lugar adecuado (esto se puede hacer a modo de juego). Es muy importante, también, que los padres, sin darle excesiva importancia al problema, sean un gran soporte para el niño, y poco a poco animarle a hacer aproximaciones sucesivas hacia el lugar evitado y recompensar al niño por ello.

Es aconsejable, también, enseñar al niño las habilidades higiénicas adecuadas, establecer hábitos regulares de ir al baño: horarios, momentos determinados del día, procurar no mantener al niño mucho tiempo en el water, ayudar al niño a relajarse y tranquilizarse, y cuando consiga evacuar no olvidar elogiarlo. En principio, las recompensas deben ser diarias y, si el niño va avanzando, pasan a ser semanales hasta que se tenga certeza de que el niño ya tiene el control adquirido.

Se les puede enseñar ejercicios de relajación-contracción del esfínter y, en ocasiones, con objeto de facilitar y aumentar la regularidad de los movimientos intestinales, se pueden utilizar laxantes y enemas.

Por último, recalcar que es muy importante la actitud de los padres ante este problema, ya que el niño es consciente de lo que ocurre y esto hace que desarrolle sentimientos negativos respecto de sí mismo. Por lo tanto, los padres deben ser muy pacientes y evitar que este problema afecte a la autoestima del niño.

 

Y además...
Nueva Botella Puleva Mañana Ligeras

Estrenamos botella

Ahora podrás disfrutar de su delicioso sabor de siempre en un envase más cómodo y atractivo. Más fácil de abrir y cerrar gracias a su boca ancha y su tapón de rosca, más cómodo de manejar y servir por su ergonomía y además evita salpicaduras.

 

Sabías que...

Los omega 3 son unos ácidos grasos fundamentales para el organismo humano

PULEVA Omega 3 es un alimento de base láctea y de consumo diario, que se adapta de forma saludable y natural a los nuevos estilos de vida; es una combinación de nutrientes que se encuentran en la dieta mediterránea (ácidos grasos Omega 3, ácido oleico, vitaminas y minerales).

Puleva Omega 3 leche desnatada que te ayuda a regular el colesterol