La autoestima en los niños

Dª. Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga, Especialista en Infancia y Adolescencia.

Tener un nivel adecuado de autoestima es fundamental para poder desarrollar nuestras capacidades y tener una vida satisfactoria. La autoestima se va formando desde las edades más tempranas de la persona. La actitud de los padres puede ser fundamental para que los niños aprendan a valorarse a sí mismos.

Mostrar confianza y cariño hacia el niño es la mejor manera de que el niño se sienta valorado y se valore también a sí mismo

¿Qué es la autoestima?

Podemos definir la autoestima como la valoración que hacemos de nuestra propia persona, el conjunto de opiniones, creencias y juicios de valor que tenemos sobre nosotros mismos. Una persona con autoestima es aquella que está satisfecha consigo misma.

El concepto de autoestima tiene dos componentes, por un lado, es un juicio de valor o una evaluación que hacemos sobre nosotros mismos y, por otro lado, es la aceptación de nuestra propia persona. Este segundo componente es sin duda el más importante, ya que lo fundamental es que sepamos aceptarnos como somos y estemos contentos con nosotros mismos.

En este sentido, podemos decir que la comparación entre cómo pensamos qué somos y cómo nos gustaría ser, nos muestra nuestro nivel de autoestima. Éste será alto si la diferencia es pequeña y bajo si tienen poco que ver una cosa con la otra. Una buena autoestima es clave para el desarrollo del individuo como persona y es un pilar muy importante para conseguir las metas que nos propongamos a nivel personal.

La formación de la autoestima en los niños depende de dos factores: por un lado, el propio temperamento del niño que se ha determinado genéticamente y, por otro, el ambiente en el que el pequeño vive. En la formación de la autoestima influye la imagen que los demás nos proyectan de nosotros mismos. La opinión de los demás, y sobre todo de los adultos, es importante en el desarrollo de la autoestima: la influencia de esta opinión será mayor cuanto mayor sea la importancia que tiene ese adulto para el niño.

Por lo tanto, la actuación y el comportamiento de los padres van a ser básicos para el desarrollo de la autoestima en los niños. Es en el seno de la familia donde los niños aprenden la mayoría de sus valores y comportamientos. Por lo tanto, los padres deben tener una actitud activa para conseguir un desarrollo adecuado de la autoestima en sus hijos. Teniendo en cuenta que este "desarrollo adecuado" significa no ser débiles en su relación con los demás, pero también no ser prepotentes ni soberbios.

 

¿Cómo podemos mejorar la autoestima en nuestros hijos?

Lo primero que deben de hacer todos los padres es aceptar a su hijo tal y como es, intentando que mejore a través del esfuerzo y el aprendizaje pero teniendo expectativas realistas. Si exigimos al niño más de lo que puede dar, sólo conseguiremos crearle inseguridad y frustración.

Todos los niños necesitan límites y disciplina para su desarrollo como personas. Los padres deben regañar o castigar a sus hijos siempre que sea necesario, pero estas reprimendas y castigos han de ir unidas al concepto de aprendizaje. Debemos hacerles ver que el objetivo de éstos es el de mejorar su educación y que no es una simple consecuencia de nuestra ira y nuestro enfado.

El temor a los padres no es nada positivo para la autoestima de los niños. Es muy bueno que les demos la posibilidad de tomar decisiones y asumir responsabilidades y que mostremos confianza en sus capacidades para llevar a cabo determinadas tareas. Por ejemplo, podemos encargarles el cuidado de una mascota, que haga ciertas compras para la casa o que se encargue de alguna tarea doméstica.

Hemos de ser cuidadosos en el uso del lenguaje. Cuando el pequeño cometa algún error, no debemos generalizar con frases como "¡Eres un desastre!" o "No das una a derechas", sino hacerle ver su equivocación, mostrarle las consecuencias que puede acarrear su actuación e intentar que ese error le sirva de aprendizaje para no cometerlo en un futuro.

Ante todo, debemos mostrar confianza y cariño, ya que es la mejor manera de que el niño se sienta valorado y, por consiguiente, sea capaz de valorarse también a sí mismo.

 

Síntomas de baja autoestima en los niños

Es muy importante que los padres sepan detectar cuando sus hijos pueden estar teniendo problemas de autoestima. Cuando se observen ciertas "pistas", lo más indicado es acudir a un psicólogo. Ciertos comportamientos continuos y reiterados del niño nos pueden avisar de un posible problema de autoestima, entre los más habituales, podemos destacar:

– Timidez excesiva, rehuir las actividades sociales.

– Utilizar con frecuencia frases negativas sobre sí mismo del tipo de "todo lo hago mal", "nadie me quiere", "esto sólo me pasa a mí".

– Evitar cualquier nueva actividad por miedo al fracaso.

– Conductas regresivas, comportándose como un niño pequeño.

– Actitudes agresivas y antisociales.

 

Consecuencias de una baja autoestima en los niños

Tener una baja autoestima produce en los niños sentimientos de indecisión, desánimo y angustia y pueden llegar a caer en estados depresivos. Los niños con baja autoestima pueden sufrir mucho por este hecho. Tienden a compararse negativamente con los demás. Al no valorarse a sí mismos, se verán incapaces de realizar nuevos proyectos: aunque les apetezca apuntarse a realizar algún deporte en el colegio, no lo hacen porque creen que no lo van a hacer bien y temen que los demás se burlen de ellos.

Un problema que tienen estos niños es que le dan una importancia excesiva a la opinión de los demás. Un niño con una autoestima adecuada es consciente de sus limitaciones, pero éstas no le impiden realizar actividades que les gusten como jugar al baloncesto o apuntarse a un taller de teatro, porque prima su satisfacción y realización personal sobre las opiniones de los demás; en cambio, un niño con baja autoestima será incapaz de disfrutar de esas actividades porque estará obsesionado con lo que piensen los demás.

A la larga, este sentimiento de incapacidad se traduce en falta de motivación. El niño deja de tener objetivos porque cree que no los va a conseguir y puede acabar convirtiéndose en una persona apática, perezosa y carente de iniciativa.

 

 

Y además...
Nueva Botella Puleva Mañana Ligeras

Estrenamos botella

Ahora podrás disfrutar de su delicioso sabor de siempre en un envase más cómodo y atractivo. Más fácil de abrir y cerrar gracias a su boca ancha y su tapón de rosca, más cómodo de manejar y servir por su ergonomía y además evita salpicaduras.

 

Sabías que...

Los omega 3 son unos ácidos grasos fundamentales para el organismo humano

PULEVA Omega 3 es un alimento de base láctea y de consumo diario, que se adapta de forma saludable y natural a los nuevos estilos de vida; es una combinación de nutrientes que se encuentran en la dieta mediterránea (ácidos grasos Omega 3, ácido oleico, vitaminas y minerales).

Puleva Omega 3 leche desnatada que te ayuda a regular el colesterol