La fruta, causante de alergia en adolescentes y adultos.

Alergia a las frutas

Dª. María del Carmen Moreu Burgos, Farmacéutica y Tecnóloga de los Alimentos, Diplomada en Nutrición.

Las frutas junto con otros alimentos de origen vegetal (verduras y frutos secos) pueden ser consideradas como la primera causa de alergia alimentaria en adolescentes y adultos dentro de la población española.

 

Se recomienda comer la fruta pelada, dado que algunos alérgenos se encuentran en la piel
En España, la alergia a las frutas representa el 30% de la alergias causada por alimentos. De los afectados, los que son alérgicos a alguna fruta lo son principalmente: al melocotón (45%), kiwi y melón (25%), manzana (23%) y plátano (20%). Un 8% de los menores de cuatro años y el 2% de los adultos sufren alguna manifestación alérgica al consumir o tocar estos productos.

 

Normalmente, las reacciones alérgicas provocadas por las frutas son las conocidas como síndrome de alergia oral (OAS), que se manifiestan con picor en la boca, garganta y oídos, sin aparecer cuadros más intensos. Generalmente se trata de una sensibilización a un pan-alérgeno (tipo profilina) y se suele dar en personas que manifiestan alergia al polen de árboles, cereales o malas hierbas. Así, a modo de ejemplo, se da con frecuencia el caso de personas que desarrollan alergia a la manzana y que previamente lo eran al polen de abedul.

Muchos de los alérgenos de frutas presentan reacciones cruzadas con pólenes y se destruyen por acción del cocinado, lo que hace que si consumimos las frutas elaboradas no manifestemos síntomas. Sin embargo, algunas personas no alérgicas al polen pueden tener manifestaciones graves, incluso anafilaxia; en tales casos, esa reacción es provocada por las proteínas de la propia fruta, (generalmente LTP, que es proteína transportadora de lípidos), ya que esos alérgenos implicados no se destruyen por acción del cocinado. Los síntomas son de aparición inmediata, aparecen dentro de la primera hora tras la ingestión de la fruta.

Varios de los alérgenos del látex se parecen a determinadas proteínas de las frutas tropicales (aguacate, kiwi, plátano, piña), lo que hace que personas alérgicas a éste puedan serlo también a estas frutas, dándose el conocido como síndrome látex-fruta.

Los pacientes alérgicos a rosáceos presentan una diferente tolerancia clínica a la misma fruta según sea ingerida con piel o pelada; así, se observa que la piel de melocotón, manzana y pera presentan una mayor alergenicidad que sus respectivas pulpas, hecho que se debe tener en cuenta en la evaluación clínica de estos pacientes.

 

Frutas implicadas

El abanico de frutas causantes de alergias es muy variado; a continuación indicaremos cuales son, así como a la familia botánica a la que pertenecen:

1. Familia Cucurbitáceas: pepino, melón, sandía...

2. Familia Dilináceas o actinidiáceas: kiwi.

3. Familia Musáceas: plátano.

4. Familia Rósaceas: nectarina, membrillo, manzana, pera, fresa, ciruela, cereza, albaricoque, melocotón...

5. Familia Rutáceas: pomelo, naranja, mandarina, limón...

Los plátanos y fresas pueden producir alergia, aunque a veces pueden provocar síntomas similares no relacionados con ésta.

 

Fuentes ocultas de frutas

Las frutas pueden estar ocultas en multitud de alimentos: zumos; macedonias; yogures y otros productos lácteos; cereales (ya sea en barritas o en los cereales de desayuno); chocolates y bombones; tartas, pan y dulces (bollos, magdalenas, etc); gelatinas; helados; sorbetes; potitos. En definitiva, es aconsejable limitar el consumo de productos industriales.

 

¿Cómo tratar a un alérgico a las frutas?

No existe ningún medicamento especifico para tratar la alergia a los frutas. El mejor tratamiento, sin lugar a dudas, es tan simple como evitar consumir todos los alimentos o productos que contengan frutas. Estas personas, además, pueden presentar la reacción alérgica con tan solo rozar su piel (en este caso evitaremos pelar estas frutas y comeremos solo su pulpa) u olerlas (no usaremos perfumes o geles de baño que las contengan como aroma).

Algunos consejos: portar un brazalete, pulsera o chapa identificativa de su calidad de alérgico y al alimento al cual se es; es de vital importancia informar de tal alergia a toda persona con la que dejemos a nuestro hijo (colegio, familiares, amigos), incluso en bares y restaurantes cuando comamos fuera de casa; también debemos informar al médico y al farmacéutico y no olvidar nunca leer el prospecto en el apartado de composición.

Estos tres consejos anteriormente expuestos deben ser aplicados en cualquier tipo de alergia. Si nuestro hijo es ya alérgico a alguna fruta debemos tomar algunas precauciones como:

– Introducirle las frutas exóticas con precaución.

– Vigilar posibles reacciones a pólenes.

– Si ya es alérgico al plátano, aguacate y kiwi, vigilar posibles reacciones al látex.

– Recomendable comer la fruta pelada, dado que algunos alérgenos se encuentran en la piel.

– Vigilar cuando le demos frutas de carácter estacional, ya que algunos niños pueden manifestar reacciones a frutas que en temporadas anteriores eran bien toleradas.

– En el caso de alergia a frutas asociadas a pólenes, la vacunación (alergia al polen) puede mejorar la alergia a las mismas.

 

Saber más

En el mercado podemos encontrar algunas fragancias o perfumes elaborados con aromas de frutas que pueden causar síntomas de alergia por inhalación. Ya se produzca la alergia por contacto o por inhalación, la reacción que puede causar será igual o incluso más fuerte que la provocada al consumir la fruta.

 

Y además...
Puleva ayuda a tus defensas

Un sencillo gesto diario para ayudar a tus defensas en cada etapa de la vida

El día a día pone a prueba las defensas. Cada mañana en el desayuno o a lo largo del día se puede disfrutar de un vaso de leche adaptada Puleva con un extra de vitamina D y otros nutrientes como las vitaminas A, C, B6, B9 o B12, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Sabías que...

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D

Un solo vaso de leche puede marcar la diferencia en nuestra dieta diaria, ayudándonos fácilmente a alcanzar las ingestas recomendadas. Con un solo vaso de leche adaptada enriquecida en el desayuno podemos cubrir hasta el 75% de la Cantidad Diaria Recomendada de vitamina D.

Ver más

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D