Consejos para la lactancia materna

Cuidados del pecho durante la lactancia

Dr. D. Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara y Dª. Azahara Fernández Carbonell, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Granada.

Durante las primeras semanas, después del parto, el dolor y las grietas en los pezones son los principales problemas relacionados con la lactancia. Por eso es importante saber cómo prevenir y tratar estas dolencias para continuar de manera adecuada con la nutrición del bebé.

Es recomendable ir rotando el pecho con el que se inicia la toma

Algunos consejos para la lactancia

- Caminar erguida para evitar dolores de espalda.

- Evitar los masajes enérgicos, los jabones agresivos y las cremas y perfumes cuyo olor puede alterar la lactancia del bebé.

- Procurar que el bebé mame cuando se produce la subida de la leche.

- Tras amamantar al niño, higienizar los pechos muy bien con una compresa con agua y séquelos con otra compresa bien limpia.

- Utilizar protectores para los pezones, para evitar que la tela del sostén los lastimen, además de usar sostenes limpios todos los días.

- No dejar pasar grandes períodos de tiempo sin amamantar a su bebé, así no se acumulará leche.

- En caso de congestión de los senos, retirar el exceso de leche. Para ello, colocar una toalla humedecida en agua caliente sobre los senos y cuando estén más blandos, presionarlos con delicadeza para que salga la leche.

- No comenzar amamantando siempre del mismo lado; es conveniente ir rotando el pecho con el que se inicia la toma.

- No dejar que el bebé utilice el pezón como chupete; cuando termine la toma, retirarlo suavemente introduciendo el meñique en su boca para separarlo del pezón.

 

Formas de lactancia

Una lactancia correcta comprende el pezón y la areola. Si el bebé solo succiona el pezón es muy probable que quede con hambre, porque no se están comprimiendo las glándulas que secretan leche. Conviene asegurarse de que el bebé succiona en el lugar correcto y no en otra parte del seno.

1. Preparación. Cuando encuentre una posición cómoda, toque suavemente la boca del niño con su pezón hasta que ésta se abra bastante (como un bostezo). Esto evita que se pliegue el labio superior durante la alimentación. Una vez que el niño se acostumbre a comer, el solo hecho de sentir el pecho y el olor de la leche hará que se gire hacia el pezón.

2. Sellar el trato. Cuando la boca esté bien abierta, acerque a su bebé; no lleve el pecho hacia el niño y no empuje la cabeza del bebé hacia el pecho. Deje que el niño tome la iniciativa.

3. Revisar la leche. Asegúrese de que el bebé no esté succionando su propio labio. Si se está chupando la lengua, pare la toma y con un dedo quite el pezón y retire la lengua antes de continuar. Si siente dolor en el pezón mientras amamanta, es mejor retirar al niño del pecho y volver a ponerlo nuevamente, y si escucha que el bebé produce ruidos extraños durante la toma es porque no está lactando bien.

4. Retirarse suavemente. Cuando termine la toma, no deje al bebe en el pecho, retírelo con cuidado para evitar los daños del pezón.

 

Técnicas y posiciones para amamantar

La más frecuente es la "posición básica", que consiste en poner al bebé de lado y frente al pezón. El cuerpo del bebé debe estar de frente al de la mamá, que queden estómago con estómago, con su oreja, hombro y cadera en línea recta, que la cabeza del bebé no se voltee de lado y se mantenga en línea recta con el resto de su cuerpo.

En forma de cruz: hay que coger la cabeza del bebe con la mano opuesta al pecho que dará leche. Poner la muñeca entre los hombros del bebé, el pulgar detrás de una oreja y los otros dedos detrás de la otra oreja y con la mano derecha coger el pecho izquierdo, con el pulgar debajo del pezón y la areola, en el lugar donde la nariz del bebé va a tocar el pecho y el dedo índice en el lugar en el que la mandíbula del bebé va a tocar el pecho.

Como en el fútbol americano: útil para las mamás que tienen parto con cesárea, pues evita poner al bebé contra el abdomen. Poner al bebé al lado en una posición semi sentado, de frente, con sus piernas debajo del brazo derecho (si se está amamantando con el pecho de ese mismo lado). Coger su cabeza con la mano derecha y tomar el pecho con la mano izquierda.

Posición de cuna: la cabeza del bebé reposa en la curva del codo y la mano sostiene el muslo o las nalgas del pequeño. Poner el brazo bajo el bebé (si se está amamantando con el pecho derecho, es el brazo izquierdo del recién nacido) y sacarlo de debajo de su brazo y alrededor de la cintura. Sostener el pecho con la mano izquierda, si se está amamantando con la mano derecha.

Acostada de lado: es una buena posición para amamantar a media noche o cuando se necesita un descanso. Acuéstese de lado con una almohada que sostenga su cabeza. Ponga al bebé de lado, frente a usted, estómago contra estómago.

 

Ejercicios específicos para el pecho durante la lactancia

1. Elevar durante un minuto los hombros hacia las orejas.

2. Pesas. Levantar con las manos dos pesas de medio kilo cada una, realizando los siguientes movimientos:

– Con los brazos a lo largo del cuerpo, elevar las pesas llevando los brazos a la altura de los hombros. Realizar tres series de 15 repeticiones.

– Extender los brazos frente al esternón, a la altura de los hombros, y doblar el antebrazo llevándolo hacia el pecho.

3. Otro ejercicio muy efectivo es el llamado "movimiento del cascanueces". Unir las palmas de las manos y ejercitar una fuerte presión apretando la una contra la otra, como si se quisiera romper una nuez con las manos.

4. Se obtendrán mejores resultados si además se aplica una crema reafirmante para el pecho.

Saber más

Hay ropa diseñada especialmente para facilitar la lactancia. En las tiendas de maternidad hay vestidos o blusas con aberturas para dar el pecho. Se recomienda usar dos piezas (pantalón o falda y blusa), y si la blusa tiene botones mucho mejor. Es preferible que los sujetadores de maternidad sean de algodón.

 

Y además...
Puleva ayuda a tus defensas

Un sencillo gesto diario para ayudar a tus defensas en cada etapa de la vida

El día a día pone a prueba las defensas. Cada mañana en el desayuno o a lo largo del día se puede disfrutar de un vaso de leche adaptada Puleva con un extra de vitamina D y otros nutrientes como las vitaminas A, C, B6, B9 o B12, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Sabías que...

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D

Un solo vaso de leche puede marcar la diferencia en nuestra dieta diaria, ayudándonos fácilmente a alcanzar las ingestas recomendadas. Con un solo vaso de leche adaptada enriquecida en el desayuno podemos cubrir hasta el 75% de la Cantidad Diaria Recomendada de vitamina D.

Ver más

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D