Predecir el sexo del bebé

Cómo conocer el sexo del bebé

Prof. Dr. D. Juan Antonio Molina Font, Catedrático de Pediatría, Facultad de Medicina de la Universidad de Granada.

Conocer el sexo del bebé siempre ha sido una de las grandes incógnitas del embarazo. Popularmente se han utilizado muchos métodos para averiguar el sexo del bebé. Aquí exponemos los medios científicos para averiguarlo.

Sólo 2 de los 46 cromosomas son responsables de la determinación del sexo del individuo: 23X y 23Y

Antiguamente constituía uno de los misterios más maravillosos del proceso gestacional, ya que no se tenían los métodos suficientes para averiguar con antelación cual sería el sexo del nuevo ser. A medida que la ciencia avanzó también avanzaron las técnicas de diagnóstico prenatal, ofreciendo la posibilidad a los futuros padres de conocer el sexo de su bebé.

Sexo del bebé: ¿será niño o niña?

No es nuestra intención dar una clase completa y exhaustiva de embriología (ciencia que se encarga del estudio y desarrollo del embrión, desde su inicio hasta la total formación del ser), sino ofrecer una exposición exhaustiva de aquellos aspectos que realmente interesan y desconocen las parejas. Debe quedar claro que la determinación del sexo en sentido masculino o femenino se adquiere en el momento de la fecundación, dependiendo únicamente de la presencia de cromosoma Y en el espermatozoide.

Todo humano contiene en sus células 46 cromosomas. Los cromosomas contienen toda la información de un individuo de manera comprimida pero sólo 2 de los 46 cromosomas serán los responsables de la determinación del sexo del individuo. En el momento de la fecundación, el óvulo o célula primordial femenina, que tiene una dotación cromosómica 23 X, se unirá con el espermatozoide masculino, que podrá ser 23 X o bien 23 Y. La unión de los dos nos dará dos posibilidades: un embrión 46 XX ó 46 XY. Si el embrión es 46 XX, será genéticamente un individuo femenino, y si se trata de un embrión 46 XY, se tratará de un embrión genéticamente masculino.

Aparte del potencial genético del embrión, el sexo también vendrá influenciado por el ambiente hormonal, que se encargará del aspecto externo o fenotipo del feto. A modo de ejemplo, tenemos alteraciones como el Síndrome De Morris con el que tendremos un individuo con aspecto de mujer pero si miramos sus cromosomas veremos con sorpresa que tiene 46 XY, es decir, genéticamente es un varón pero de aspecto es mujer.

 

Técnicas para conocer el sexo del bebé

Hay dos maneras bien diferenciadas para averiguar el sexo: gracias a técnicas invasivas y gracias a técnicas no invasivas.

La técnica invasiva más precoz que tenemos actualmente es la biopsia corial, que consiste en coger una pequeña muestra de placenta a través del cuello o a través de la barriga bajo control ecográfico. Esta técnica se puede realizar a partir de la 9ª semana de embarazo y está destinada a aquellas parejas que tienen un riesgo genético elevado de tener un embrión alterado.

Otra técnica invasiva es la amniocentésis que se realiza a las 15 semanas de gestación y es la técnica de diagnóstico prenatal por excelencia. Con esta técnica tendremos el diagnóstico del sexo con certeza pero no se realiza para esto. Esta técnica invasiva se ofrece a aquellas pacientes que tiene un riesgo más elevado que la población general de tener un feto con alteraciones cromosómicas (las más frecuentes son el Síndrome de Down, que se asocia a tres cromosomas 21; el Síndrome de Edwards, que se asocia a tres cromosomas 18; el Síndrome de Patau, asociado a tres cromosomas 13) y consiste en coger un poco de líquido amniótico de la paciente bajo control ecográfico con un aguja larga y fina, y tras cultivar algunas células, se estudiarán los cromosomas.

A las 14 semanas de gestación, gracias a una técnica no invasiva como es la ecografía, podremos acertar con ciertas garantías el sexo del feto. De todas maneras, hoy en día, salvo en contadas ocasiones, como por ejemplo, el estudio de ciertas enfermedades ligadas al sexo (hemofilia, etc), no está justificado hacer una técnica invasiva para conocer el sexo del feto, dado que la ecografía, técnica que no provoca ningún daño a la madre o al feto, es capaz de informar sobre el sexo de manera correcta en la mayoría de ocasiones.

 

Y además...
Puleva ayuda a tus defensas

Un sencillo gesto diario para ayudar a tus defensas en cada etapa de la vida

El día a día pone a prueba las defensas. Cada mañana en el desayuno o a lo largo del día se puede disfrutar de un vaso de leche adaptada Puleva con un extra de vitamina D y otros nutrientes como las vitaminas A, C, B6, B9 o B12, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Sabías que...

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D

Un solo vaso de leche puede marcar la diferencia en nuestra dieta diaria, ayudándonos fácilmente a alcanzar las ingestas recomendadas. Con un solo vaso de leche adaptada enriquecida en el desayuno podemos cubrir hasta el 75% de la Cantidad Diaria Recomendada de vitamina D.

Ver más

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D