cambios emocionales en el embarazo

Cambios emocionales en el embarazo

Equipo de Ginecología Dr. D. Lluís Cabero i Roura, Presidente Sociedad Española Ginecología y Obstetricia

El embarazo es un estado fisiológico de la paciente que se caracteriza por una sobrecarga física y emocional. Las embrazadas suelen sufrir pequeños cambios emocionales, de comportamiento y en la relación con su pareja.

La embarazada muestra mayor dependencia de las personas importantes para ella afectivamente, sobre todo de su pareja

 

¿Por qué suceden?

 

– Por el crecimiento del hijo en el interior de la matriz o útero.

– Por los cambios fisiológicos (cambios hormonales, etc...).

– Por la responsabilidad que supone para la madre tener un hijo.

 

¿De qué dependen?

De la personalidad previa de la paciente. Aquellas pacientes que ya son excesivamente frágiles antes del embarazo es mucho más probable que se desestabilicen, que no aquellas mujeres que son más fuertes desde el punto de vista psicológico.

– De la evolución física del embarazo, ya que cuando el embarazo evoluciona con cualquier incidencia o dificultad que repercuta sobre el feto o sobre la misma madre, le creará una sobrecarga emocional que podrá acentuar estos cambios emocionales.

 

¿Cuáles son?

La mayoría de los cambios que se producen en la embarazada son transitorios y surgen a raíz de un período de adaptación a sus cambios físicos y adaptación emocional al hecho de que lleva su hijo dentro, con todos los temores y dudas que esto conlleva. Los más comunes suelen ser:

– Mayor fragilidad emocional. Las gestantes tienen menor capacidad de respuesta a las situaciones de ansiedad, es decir, responden mal a las situaciones de stress.

– Los estados de humor suelen ser cambiantes. Aparecerán episodios depresivos; esto sucede por dudas de su capacidad como madre, por miedo a la experiencia del parto, por temor a que le salga un hijo malformado, en definitiva, porque la mujer se encuentra a una situación nueva y desconocida. Por otro lado también experimentará episodios de auténtica euforia: deseo de conocer a su hijo, satisfacción y orgullo personal, esperanza de que todo irá muy bien.

Mayor dependencia de las personas importantes para ella afectivamente, sobre todo de su pareja, de la madre, del obstetra, de la comadrona.

Mucho menos interés por las cosas que la rodean si no tiene nada que ver con su estado.

La situación social de la mujer va a influenciar en este período de adaptación: su pareja, la relación con su familia (madre) y su situación económica le harán mucho más fácil esta adaptación o realizarán un efecto totalmente contrario.

Lo que ha de quedar bien claro es que el embarazo se trata de una situación transitoria, pasajera y que va a marcar la vida para siempre, por lo tanto es importante realizar un buen control gestacional y confiar en el médico especialista.

 

Cambios según el momento

Evidentemente todos estos cambios no ocurren a la vez, sino que se van sucediendo en el tiempo dependiendo del momento del embarazo:

Primer trimestre

Primera etapa caracterizada por una gran inseguridad emocional y estrés; muchas de las mujeres experimentan una sensación de felicidad inmensa y, a la vez, como efecto rebote, un clima de duda, desconcierto y temor. Aparecerán dudas sobre la realidad del embarazo, sobre de si éste llegará a término o no. Todas estas dudas y sensación inicial de desconcierto irán disminuyendo, atenuándose a medida que la gestación avance. La primera visita al obstetra será muy importante para dar confianza y resolver aquellas dudas que en estos momentos tanto le preocupan.

Esta etapa también irá acompañada por deseos de dormir más de lo habitual (hipersomnia), de fatiga y de falta de fuerza o astenia, que estarán producidos por un aumento de los requerimientos energéticos que comporta el comer para dos. Simplemente recibiendo una nutrición adecuada, descansando después de las comidas y disminuyendo la actividad física, podremos controlar esta sintomatología. También es corriente en esta etapa una disminución del deseo sexual.

Segundo trimestre

Este es un período caracterizado por la estabilidad, adaptación y seguridad. Empieza la comunicación entre madre e hijo. Aparecerán los "antojos" y se producirá un aumento de los deseos sexuales respecto al primer trimestre.

La mujer disfruta plenamente del embarazo; mediante los controles ecográficos observa con detenimiento el desarrollo de su bebe, se le dice el sexo de su criatura, la barriga no es aún lo suficientemente grande como para producirle incomodidades físicas, empieza a notar los movimientos, etc... Es por todo esto que esta etapa se caracteriza por la estabilidad, la felicidad y la plenitud.

Tercer trimestre

Este período se caracteriza por la sobrecarga. En sus inicios persiste la sensación de tranquilidad observada en el segundo trimestre, pero a medida que nos acercamos al momento del parto, vuelven a aparecer los temores. Preguntas como si será o no parto vaginal, temor a una cesárea, temor a que el bebé sufra, etc..., empiezan a rondar por la cabeza de la madre.

También es corriente que la mujer suela sentirse poco atractiva y le preocupe no gustar a su pareja. En este período de la gestación también se produce un descenso de las relaciones sexuales.

Saber más

Saber más: El papel de la pareja El papel de la pareja es muy importante para la mujer gestante. Es por lo tanto vital que los dos participen del embarazo, que acuda a las visitas gestacionales, que participe de las ecografías de su hijo, que decidan conjuntamente la necesidad de técnicas de diagnóstico prenatal. De esta manera, el apoyo y comprensión por un lado y la alegría de compartir un hijo representará una de las situaciones más bonitas de este mundo.

 

Y además...
Puleva ayuda a tus defensas

Un sencillo gesto diario para ayudar a tus defensas en cada etapa de la vida

El día a día pone a prueba las defensas. Cada mañana en el desayuno o a lo largo del día se puede disfrutar de un vaso de leche adaptada Puleva con un extra de vitamina D y otros nutrientes como las vitaminas A, C, B6, B9 o B12, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Sabías que...

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D

Un solo vaso de leche puede marcar la diferencia en nuestra dieta diaria, ayudándonos fácilmente a alcanzar las ingestas recomendadas. Con un solo vaso de leche adaptada enriquecida en el desayuno podemos cubrir hasta el 75% de la Cantidad Diaria Recomendada de vitamina D.

Ver más

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D