Saber evitar el estrés infantil es muy importante para los bebés

Como evitar el estrés en los bebés

Dr. D. Francisco Gilo Valle, Pediatra.

El estrés es una respuesta a cualquier situación o factor que crea un cambio emocional o físico negativo o ambos y lo pueden experimentar también los bebés y niños, en general. En pequeñas cantidades, el estrés es bueno, ya que puede motivar y ayudar a la gente a ser más productiva; sin embargo, el exceso de estrés puede interferir con la vida, las actividades y la salud del individuo.

¿Sabes cómo evitar el estrés?

Es preciso evitar factores ambientales indeseables, como el ruido, el aislamiento, la soledad o la oscuridad.

La incidencia del estrés en bebés oscila entre el 9% y el 21% y puede llegar a afectar a su desarrollo emocional y social, además de poder provocar una disminución de la autoestima, del estado de ánimo y de la capacidad para empatizar. Así como alterar su capacidad de memoria.

El centro de la regulación de conducta del miedo y de otras emociones se encuentra en la amígdala cerebral, un grupo de núcleos enterrados profundamente en los lóbulos temporales y el hipocampo, que regula la memoria consciente.

El estrés podría darse por diferentes motivos, uno es que se produzca antes del nacimiento a través de los vasos de la placenta, por los cuales la madre puede transmitir su propio estrés. Un alto nivel de estrés provoca cambios biológicos en el receptor encargado de las hormonas del estrés en el feto. Y esto puede provocar que el niño sea menos capaz de manejar el estrés más tarde en su vida.

Otro de los motivos, es que el estrés sea producto de la tensión propia del parto. El mayor grado de estrés en el bebé se produce cuando hay instrumentalización para favorecer el nacimiento, como con el uso de fórceps o ventosas. Por el contrario, los bebés que sufren menos estrés son aquellos cuyas madres dan a luz mediante una cesárea voluntaria, programada. Sin embargo, el parto natural, vía vaginal y sin instrumentalización es la mejor opción, ya que evita la separación madre-bebé.

Un niño está a salvo sólo en su cuna, pero la biología del cerebro infantil está inicialmente codificada con esos miedos innatos, que ya apuntan en su más temprana edad. En una gran mayoría de culturas, los hijos duermen con sus padres. Para un bebé, dormir solo es muy estresante. Lo vemos claramente porque los bebés lloran. Los científicos han encontrado niveles mucho más elevados de la hormona del estrés, la cortisona, en bebés que lloran.

La manera de comunicarnos su grado de incomodidad o de estrés se da de diferentes formas, la más común es el llanto mantenido, angustioso y agudo. También se manifiesta el estrés en trastornos de la alimentación, del sueño y en una menor interrelación con los adultos. 

El niño al que no se le consuela su llanto, puede deducir que sus necesidades no son merecedoras de atención, una conclusión que a la larga puede afectar al correcto desarrollo de la autoestima del niño.

 

Prevención del estrés

Para que un niño no sufra ansiedad es necesario:

– Que se sienta atendido, querido e integrado dentro de la familia y que viva en un ambiente tranquilo.

– Establecer un horario para su alimentación y descanso.

– Alimentar con leche materna (uno de los mejores inmunorreguladores) al recién nacido, al menos hasta los 6 meses. Si no fuera posible, optar por fórmulas infantiles que se adapten al bebé y que contengan todos los elementos que favorezcan su desarrollo.

– Evitar factores ambientales indeseables, como el ruido, el aislamiento, la soledad o la oscuridad.

– Los bebés pueden sufrir estrés si notan la angustia de los padres.

– Los padres suelen abusar e hiperestimular a los pequeños, principalmente porque son aprehensivos o están ansiosos por convertir a su hijo en un pequeño genio. Por contra, una estimulación deficiente también puede ocasionar trastornos, sobre todo en los primeros meses, que es cuando maduran las estructuras cerebrales ligadas a las emociones y sentimientos

– Los padres deben respetar los estados de conciencia del recién nacido: el estado de vigilia-calma, cuando se encuentran tranquilos, no dejando por supuesto dejar pasar más de 6 horas por el posible riesgo de hipoglucemia (bajada de azúcar en sangre). 

– El bebé es un ser indefenso, que no puede reaccionar ante un estímulo estresante huyendo ni peleando. Por ese motivo, si el pánico que siente en esa situación no es anulado mediante la intervención de sus padres o cuidadores, el flujo químico y hormonal puede inundar violentamente el cerebro, apuntando específicamente a la amígdala y el hipocampo durante un período de tiempo poco saludable.

– Los bebés menores de 8 meses deberían dormir en la misma habitación con sus padres y tener un adulto cerca todo el día para que les conforte y les proporcione seguridad. Tal soporte constante hace que los niveles de cortisol sean menores, lo que contribuye a que las estructuras del cerebro se desarrollen mejor.

– La visión y la audición en el bebé adquieren una gran importancia a la hora de recibir estímulos desagradables (imágenes en "fogonazos" de la TV, música estridente, discusiones agitada en el hogar, etc.), ya que su inmadurez neurológica no les permite canalizar correctamente dichos estímulos, y por tanto, pueden provocar en él trastornos del desarrollo cognitivo y capacidad de aprendizaje, además de generar patologías asociadas a los estados de tensión.

– El siguiente paso es evitar situaciones reiterativas y la exposición a muchos estímulos en su entorno, además de saber alternar actividades excitantes con horas de descanso reparadoras.

Saber más

Un bebé que ha sido atendido completamente a sus necesidades durante la primera etapa de su vida será un niño seguro y un adulto que sabrá lidiar con el estrés en el futuro. 

 

Y además...
Nueva Botella Puleva Mañana Ligeras

Estrenamos botella

Ahora podrás disfrutar de su delicioso sabor de siempre en un envase más cómodo y atractivo. Más fácil de abrir y cerrar gracias a su boca ancha y su tapón de rosca, más cómodo de manejar y servir por su ergonomía y además evita salpicaduras.

 

Sabías que...

Los omega 3 son unos ácidos grasos fundamentales para el organismo humano

PULEVA Omega 3 es un alimento de base láctea y de consumo diario, que se adapta de forma saludable y natural a los nuevos estilos de vida; es una combinación de nutrientes que se encuentran en la dieta mediterránea (ácidos grasos Omega 3, ácido oleico, vitaminas y minerales).

Puleva Omega 3 leche desnatada que te ayuda a regular el colesterol
¿Te va... pasar tiempo con tus hijos?