El vinculo entre madre e hijo

Relacion madre e hijo tras el parto

Dª. Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga, Especialista en Infancia y Adolescencia

La relación de la madre con el hijo va a aportar un indiscutible beneficio para la madre, pero sobre todo para el hijo. La calidad de la relación va a ser determinante para su futuro desarrollo físico y psicológico.

La relación entre madre e hijo va a constituir la base de las relaciones del niño con otras personas y con el mundo que le rodea

La relación del hijo con la madre es muy importante durante toda la infancia, pero sobre todo, en las primeras etapas de la vida del niño, esta relación es crucial y determinante para su supervivencia, ya que depende física y psíquicamente de ella. Después de haber pasado nueve meses en su interior, la unión permanece y no concibe su vida al margen de la madre. Es alrededor de los 6 meses cuando poco a poco irá descubriendo su independencia.

Cuando la madre llega con su hijo a casa tras el parto, le asaltan inseguridades, temores, surgen cada día dudas nuevas relacionadas con la salud del bebé, las comidas, el llanto, sueño, etc. En algunas madres hay mucho desconocimiento sobre cómo tratar al recién nacido. Ante esto, los padres deben tener en cuenta que es muy importante aprender a observarlo y conocerlo para que se produzca una buena comunicación con el niño, se desarrollen en él sentimientos de seguridad y confianza y, sobre todo, hay que intentar proporcionarle un buen desarrollo afectivo y psicológico.

 

La comunicación entre madre y hijo

Aunque el bebé tiene muchas formas de comunicarse, a través del llanto, balbuceos, posturas, gestos... Ante la mirada de su madre se queda fascinado. Todo esto tiene que ir descubriéndolo la madre poco a poco, ya que es fundamental para entender a su hijo y mejorar la comunicación con él.

Al principio, a muchas madres les cuesta entender a su bebé y no saben cómo tienen que tratarle en cada momento. Esto es algo que con el tiempo y paciencia se supera, lo importante es la naturalidad y saber esperar el tiempo prudente hasta alcanzar ese conocimiento mutuo. A partir de entonces todo será mucho más sencillo.

El bebé es capaz de reconocer a su madre a través del olfato y el oído, y la madre no debe nunca olvidar que la persona más querida para el niño es ella. La mayoría de las sonrisas son para la madre, y cuando esta está presente aumenta la actividad del niño, ya que está impaciente por estar a su lado. En las primeras etapas del bebé es fundamental que sienta el apoyo materno. Este respaldo lo percibe a través de las miradas, caricias, besos, abrazos... La madre debe dedicar especial atención a ello.

 

Seguridad, confianza y afecto

Los primeros días de vida son muy importantes para el niño y los padres, es un período de conocimiento en el que se establecen lazos afectivos. La seguridad para el niño depende de sus padres. En la medida en que tenga seguridad del cariño de los padres entre sí y hacia él, la confianza será mayor. El niño pone en sus padres toda su confianza; si percibe que los padres le fallan, lo vivirá como un fracaso y en un futuro tendrá dificultades para confiar en los demás.

El vínculo afectivo más intenso es el que se genera entre la madre y el hijo. Por ello es importante que se tenga mucho cuidado al respecto y no olvidar que los extremos no suelen ser nunca buenos. Por lo tanto, tan perjudicial es para el equilibrio psicológico del niño que su madre sea excesivamente protectora como excesivamente independiente, sin apenas tener manifestaciones de cariño.

Por ello es muy importante que la madre esté bien informada y analice si la relación afectiva con su hijo es adecuada, ya que no sólo es importante querer, sino también saber querer.

El bebé se ve a sí mismo como una parte de la madre, y además de ella lo recibe todo, de esta forma se va enriqueciendo la vida afectiva del niño. El afecto es lo que va a facilitar el conocimiento mutuo y el adaptarse el uno al otro.

 

Armonía familiar y desarrollo emocional del niño

Cuanto más equilibrado sea el ambiente familiar que rodea al niño mayor armonía interior alcanzará. Cuando la relación entre los padres no es buena y discuten con frecuencia, el niño lo percibe desde el primer momento y va a repercutir en su desarrollo psicológico.

En la familia es donde el niño aprende a amar a los demás y a sí mismo. Todo va a depender del cariño y del amor que el niño perciba que se tienen sus padres. No hay que olvidar que los niños aprenden sobre todo por imitación, tienden a imitar las conductas de los demás, y especialmente, de las personas que son significativas para ellos. En el caso de los niños, los padres son con diferencia los seres más queridos.

Es, por tanto, muy importante que este vinculo afectivo entre madre e hijo se desarrolle adecuadamente, ya que va a constituir la base de cómo serán las relaciones del niño con otras personas y con el mundo que le rodea. Por consiguiente, la relación con la madre no se limita a cubrir las necesidades básicas, sino que también es primordial para la seguridad, bienestar y afectividad del niño.

 

Y además...
Nueva Botella Puleva Mañana Ligeras

Estrenamos botella

Ahora podrás disfrutar de su delicioso sabor de siempre en un envase más cómodo y atractivo. Más fácil de abrir y cerrar gracias a su boca ancha y su tapón de rosca, más cómodo de manejar y servir por su ergonomía y además evita salpicaduras.

 

Sabías que...

Los omega 3 son unos ácidos grasos fundamentales para el organismo humano

PULEVA Omega 3 es un alimento de base láctea y de consumo diario, que se adapta de forma saludable y natural a los nuevos estilos de vida; es una combinación de nutrientes que se encuentran en la dieta mediterránea (ácidos grasos Omega 3, ácido oleico, vitaminas y minerales).

Puleva Omega 3 leche desnatada que te ayuda a regular el colesterol