Ejercicios en la piscina (I)

En forma. ejercicios en la piscina

PRESENTACIÓN DEL EJERCICIO

Continuamos con los ejercicios en la piscina, recomendando perfeccionar muy bien los anteriores para continuar, pues es imprescindible dominar los ejercicios respiratorios y de flotación para seguir con la progresión. De nuevo recordamos que todos los ejercicios se realizarán en piscina, en el vaso poco profundo, es decir, con garantías de poder incorporarnos en cualquier momento ante situaciones imprevistas.

ANTES DE EMPEZAR

Continuamos con tres nuevos conceptos a tener en cuenta para seguir con los ejercicios en el medio acuático, y fundamentales para ejercitarnos en el agua.

. LA INMERSIÓN: supone mantener el cuerpo bajo el agua, por supuesto sin posibilidad de respirar mientras la practicamos.

. El DESLIZAMIENTO: nos aporta sensaciones muy agradables en el desplazamiento por el medio acuático, ya que sin apenas esfuerzo avanzamos por el agua tanto en la superficie como en inmersión.

. LA PROPULSIÓN: aquí trabajaremos todos los ejercicios relacionados con el trabajo muscular, tanto de brazos como de tronco y piernas. Serán imprescindibles para desplazarnos mientras nos mantenemos en flotación.

Material: recomendamos utilizar una toalla, las chanclas, bañador, gorro de baño y gafas para protegernos de productos utilizados en piscinas.

Ejercicio 1. Respiraciones (1)

Posición de partida: Colocados de pie.

Ejecución: La respiración en el agua se realizará siempre inhalando por la boca y exhalando por la boca y nariz. Comenzamos tapando la nariz en la inhalación para tener sensaciones sobre el ritmo respiratorio.

Ejercicio 2. Respiraciones (2)

Posición de partida: Colocados de pie.

Ejecución: Realizamos el mismo ejercicio inhalando de pie y sumergimos sólo la boca dentro del agua para exhalar.

Ejercicio 3. Respiraciones (3)

Posición de partida: Nos colocamos en cuclillas con las manos apoyadas en el borde.

Ejecución: Realizamos el mismo ejercicio inhalando en cuclillas y sumergimos la boca y la nariz dentro del agua para exhalar.

Ejercicio 4. Respiraciones (4)

Posición de partida: En cuclillas, manteniendo el equilibrio con ayuda de los brazos y cerca del borde.

Ejecución: Realizamos el mismo ejercicio inhalando en cuclillas y sumergimos la boca y la nariz dentro del agua para exhalar sin apoyo de las manos en el borde.

Ejercicio 5. Respiraciones (5)

Posición de partida: Nos colocamos en cuclillas con las manos apoyadas en el borde.

Ejecución: Realizamos varias veces seguidas el ejercicio de inhalar fuera del agua y exhalar dentro por la boca y nariz coordinando un ritmo uniforme..

Ejercicio 6. Flotación (1)

Posición de partida: De pie y brazos en el borde de la piscina.

Ejecución: Inhalamos y nos tumbamos en el agua con las manos agarradas en el borde y las piernas extendidas manteniendo el aire en los pulmones. Al incorporarnos exhalamos.

Ejercicio 7. Flotación (2)

Posición de partida: pie y brazos en el borde de la piscina.

Ejecución: Inhalamos y nos tumbamos en el agua con las manos agarradas en el borde y las piernas extendidas manteniendo el aire en los pulmones y vamos soltando las manos del borde. Al incorporarnos exhalamos.

Ejercicio 8. Flotación (3)

Posición de partida: De pie y brazos extendidos por encima de la cabeza a 2 m aproximadamente del borde.

Ejecución: Inhalamos y nos tumbamos en el agua con las manos y las piernas juntas y extendidas manteniendo el aire en los pulmones, acercándonos y agarrándonos al borde. Al incorporarnos exhalamos.

Ejercicio 9. Flotación (4)

Posición de partida: De pie y brazos extendidos por encima de la cabeza a 2 m aprox. del borde.

Ejecución: Inhalamos y nos tumbamos en el agua con las manos y las piernas juntas y extendidas manteniendo el aire en los pulmones y acercándonos al borde sin sujetarnos. Al incorporarnos exhalamos.

Ejercicio 10. Deslizamiento (1)

Posición de partida: De pie con brazos extendidos por encima de la cabeza a 4-6,10 m aproximadamente del borde.

Ejecución: Flexión de muñeca con ayuda de la otra mano.

Y además...
Puleva ayuda a tus defensas

Un sencillo gesto diario para ayudar a tus defensas en cada etapa de la vida

El día a día pone a prueba las defensas. Cada mañana en el desayuno o a lo largo del día se puede disfrutar de un vaso de leche adaptada Puleva con un extra de vitamina D y otros nutrientes como las vitaminas A, C, B6, B9 o B12, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Sabías que...

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D

Un solo vaso de leche puede marcar la diferencia en nuestra dieta diaria, ayudándonos fácilmente a alcanzar las ingestas recomendadas. Con un solo vaso de leche adaptada enriquecida en el desayuno podemos cubrir hasta el 75% de la Cantidad Diaria Recomendada de vitamina D.

Ver más

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D