Qué responder a los niños

Cómo actuar en la fase del por qué

Dª. Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga, Especialista en Infancia y Adolescencia.

A partir de los 2 ó 3 años comienza una etapa en la que los niños lo preguntan todo, sienten una enorme curiosidad por todas las cosas y "bombardean" a sus padres con todo tipo de preguntas. Los padres deben saber que esto forma parte del desarrollo evolutivo del niño y que la actuación que se tenga con ellos va a ser muy importante para su desarrollo futuro.

El niño pregunta para comprender el mundo que le rodea

El niño pregunta porque tiene necesidad de aprender y conocer. No necesita respuestas muy elaboradas sino que le ayuden a comprender el mundo que le rodea. Cuando son muy pequeños, las preguntas más frecuentes son muy sencillas, por ejemplo: "¿Esto qué es?", "¿Quién es este?", "¿Porqué llora el niño?", etc. En estos casos, se deben dar respuestas sinceras y verdaderas pero evitando dar más información de la que necesita para su edad.

De los 4 a los 6 años es cuando empieza a entender la relación causa-efecto y sus preguntas van en esa dirección, por ejemplo: "¿Por qué se ha muerto la abuela?", "¿Por qué hay tanta agua en el mar?", "¿Por qué tienes que trabajar?", etc. Se aconseja que las respuestas tengan cierto fundamento y que estén adecuadas a las características y desarrollo del niño.

Cuando hacen preguntas más técnicas se puede responder con ejemplos prácticos, por ejemplo: cuando pregunten "¿Por qué una linterna produce luz?", se les puede mostrar el interior de la misma para explicarles el mecanismo. En ningún caso se deben dar respuestas sin sentido o responder lo primero que se nos ocurra.

A la hora de responder es muy importante tener en cuenta el nivel de comprensión y vocabulario del niño. Es aconsejable responder a todas las preguntas y estar siempre predispuesto a hablar y conversar con él. Algunos niños tienen la costumbre de formular una pregunta tras otra sin dejar transcurrir un segundo entre pregunta y pregunta, otros exigen respuestas que los padres no tienen en ese momento o utilizan las preguntas para llamar la atención de los padres. En estos casos, muchos padres no saben cómo deben actuar, se irritan, pierden la paciencia o les obligan a callar bruscamente sin darles ninguna explicación.

 

Pautas para responder las primeras preguntas de los niños

Hay una serie de pautas que pueden ser útiles para afrontar la etapa del "por qué" de forma adecuada:

Escúchalo y respóndele. Escuchar atentamente lo que el niño pregunta e intentar responder a esa pregunta evitando decir lo primero que se te ocurra o caer en respuestas del tipo "porque sí".

Atiéndelo siempre. Si estás muy ocupado en una tarea, pídele que espere unos minutos hasta que acabes y dile que después le atenderás. No olvides que tienes que cumplirlo, es muy probable que el niño no olvide lo que le has dicho y seguramente estará esperando que lo hagas.

Charla con él. Intenta mantener conversaciones con el niño, comenta lo que estás haciendo, lo que está haciendo él o ella, pregúntale, interésate con él por lo que os rodea, etc.

No permitas que te desafíen. Ante determinadas preguntas conviene evitar dar excesiva información, sobre todo cuando el niño hace preguntas en tono desafiante. A veces, los niños utilizan este tipo de preguntas cuando no quieren hacer algo que les han obligado a hacer. Por ejemplo, cuando el niño no quiere ir al colegio y pregunta "¿Por qué tengo que ir al colegio?", o cuando quiere salir a jugar y pregunta "¿Por qué no puedo salir a jugar como todos mis amigos?". En estos casos, lo mejor es no entrar en justificaciones ni aclaraciones. Se le debe dar una repuesta muy clara y concisa, y si el niño insiste una y otra vez sobre la misma pregunta, es aconsejable utilizar la estrategia de volver a darle una y otra vez la misma respuesta hasta que se canse.

 

Estimular la curiosidad de tu hijo

Además de intentar responder a todas las preguntas, los padres deben intentar incitar y desarrollar la curiosidad de sus hijos. Es bien sabido que la curiosidad favorece y estimula el aprendizaje y el desarrollo. El niño está en la etapa perfecta para asimilar todo lo que se le dice. Es por ello que los padres y educadores deben intentar y esforzarse por satisfacer esta necesidad natural.

A partir de los cuatro años tienen un gran nivel de vocabulario y formulan cada vez preguntas más complicadas y, a veces, absurdas. Los padres deben saber que lo importante no es la calidad de las respuestas sino que esto sirva para favorecer la comunicación y diálogo entre padres e hijos.

Se le deben dar respuestas aclaratorias y que, al mismo tiempo, inciten al niño a pensar. En ocasiones se les puede pedir que sean ellos mismos los que den la respuesta a la pregunta que están haciendo. Por ejemplo, si preguntan "¿Por qué los muñecos no andan?", se les puede responder "¿Tú por qué crees que no andan?". De esta forma les animamos a pensar y estimulamos su creatividad.

 

Y además...
Puleva ayuda a tus defensas

Un sencillo gesto diario para ayudar a tus defensas en cada etapa de la vida

El día a día pone a prueba las defensas. Cada mañana en el desayuno o a lo largo del día se puede disfrutar de un vaso de leche adaptada Puleva con un extra de vitamina D y otros nutrientes como las vitaminas A, C, B6, B9 o B12, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Sabías que...

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D

Un solo vaso de leche puede marcar la diferencia en nuestra dieta diaria, ayudándonos fácilmente a alcanzar las ingestas recomendadas. Con un solo vaso de leche adaptada enriquecida en el desayuno podemos cubrir hasta el 75% de la Cantidad Diaria Recomendada de vitamina D.

Ver más

Las leches enriquecidas son un buen aliado para combatir y prevenir el déficit de vitamina D